Emma Lira recupera la historia del guanche que inspiró “la Bella y la Bestia”

La escritora Emma Lira ha recuperado la historia del guanche que inspiró la película infantil de animación estadounidense “la Bella y la Bestia” en su último libro “Ponte en mi piel”, una ficción con base histórica en la que cuenta las peripecias de un niño que nació lleno de pelo en el año 1537 en la isla de Tenerife y fue entregado como un regalo al rey Enrique II de Francia.

Emma Lira, en una entrevista a EFE, explica que el protagonista de su nueva novela es Petrus Gonsalvus, quien decía ser hijo de un mencey y sufría una enfermedad rara, la hipertricosis universal congénita, que cubría todo su cuerpo de vello.

Esto datos fueron recabados por la autora de los trabajos de dos historiadores, de Enrique Carrasco, de Tenerife; y Roberto Zapperi, de Italia, quienes han basado sus investigaciones en los anales de la corte de Enrique II, donde se recogen todos los datos de la estancia del guanche en Francia.

Según cuenta la novela y los propios anales, el niño fue llevado a Francia para ser entregado “por su singularidad” como un regalo al rey, quien empatizó con él cuando le contó que era hijo de un rey guanche y decidió darle una educación y criarlo como uno más de la corte, dándole estudios en humanidades y latín para que pudiera prosperar.

Petrus Gonsalvus fue capturado en Tenerife para ser llevado a Enrique II, ante quien apareció con seis años en Reims el día de su coronación sin saber quién le llevó hasta allí, asegura la escritora.

Su singularidad residía en que tenía todo el cuerpo lleno de pelo, lo que “en la época era una rareza absoluta” y estaba considerado “un hombre lobo”, aunque ahora se sabe que se trata de una enfermedad rara.

El rey, lejos de utilizarlo como un bufón, sintió cierta simpatía por él y lo mantuvo a su servicio empleándolo como asistente de la mesa del rey, un trabajo de “mucha confianza”, puesto que era quien le servía al monarca la comida, cuenta la novelista.

A la muerte del rey, su protector, pasó a la corte de su esposa, Catalina de Médici, quien le desposa con una dama de su séquito llamada Catherine, con quien estuvo casado 40 años y tuvo siete hijos, de ellos, cuatro padecieron hipertricosis universal congénita.

De Petrus Gonsalvus con su familia hay retratos en el Castillo de Ambras, en Austria, señala Lira, quien afirma que la hipertricosis universal congénita es conocida de forma popular como “el síndrome de ambras” en homenaje al niño guanche, considerado para la medicina el primer caso de esta enfermedad registrado.

El protagonista de la novela, según recogen los anales de la corte de Enrique II, falleció en Italia, en Capodimonte, después de viajar por Flandes.

Estos son todos los datos reales que se han recopilado, asegura Lira, quien para escribir su libro ha novelado todos los capítulos que se desconocen de su infancia y adolescencia, como por ejemplo, cómo le trataban y quiénes eran sus aliados y enemigos en la corte de Enrique II de Francia.

Entre los personajes con las que interactúa en la novela se encuentra el médico y astrólogo Nostradamus y la soberana María Estuardo, “personajes emblemáticos” que en el siglo XVI pululaban por la corte francesa, un lugar que a Emma Lira le inspira “intrigas y pasiones”.

El niño guanche llegó a Francia en la época de las guerras por religión en Europa procedente de unas islas donde la escritora señala que había una cultura pagana en la que se adoraba al sol y a un volcán, lo que a su juicio hacía que tuviese una amplitud de miras que el resto no tenía.

Asimismo, en la novela Emma Lira narra la sensación de Petrus Gonsalvus cuando de niño vivió la conquista de Tenerife por parte de los castellanos y su posterior adaptación a Francia, donde experimentó “un cambio espectacular de vida”. EFE

 

Artículo completo.