Tal vez porque no había leído nada sobre esta novela, simplemente quería volverá a leer algo de Emma Lira, me ha sorprendido tan gratamente Ponte en mi piel. Porque no esperaba encontrarme ante una novela histórica. Prácticamente todos los personajes que en ella aparecen, realmente existieron y la historia es como nos cuenta la autora.

Una historia por fuerza movida y entretenida porque la época que se nos narra realmente lo fue, con varias guerras de religiones de por medio y una lucha por el poder en el reino de Francia. Sin dejar atrás en espectacular arranque de la historia en Tenerife. Uno de esos comienzos que te dejan con ganas de más, de una novela ambientada en aquellos difíciles años y que llevó a la desaparición de un pueblo. Un tema que por cierto ya tocó Emma Lira en Búscame donde nacen los dragos.

Claro, que la historia y la idea de partida puede ser muy interesante, pero si no está bien contada, de nada sirve. Pero ese no es el caso de Ponte en mi piel, donde todos sus personajes me han atrapado desde el primer momento y, pese a lo complicado que puede parecer con tanto hijo, nieto y parientes de por medio, no me sentí en ningún momento perdido.

Aunque pueda parecer fácil, dar vida a tantos personajes y que puedas meterte en su piel, no es nada fácil y sin embargo esta novela lo consigue. Destacando por encima de todos, como no, el personaje de Pedro, con su mezcla de bondad, fortaleza, aguante y hasta sentido del humor:

«-Poneos en mi piel, por favor Barbet.-No puedo, alteza, la mía ya me pesa demasiado». (Página 204)

Seas aficionado o no a la novela histórica, estoy seguro de que disfrutarás mucho con Ponte en mi piel, una novela que además de aventuras viene cargada de sentimientos y complementada con una buena historia de amor.

 

Fuente original.