— Te animo a descubrir a Emma Lira y Ponte en mi piel, espero que te conquiste igual que ha hecho conmigo.

Advertencia: no leas la contraportada (o la sinopsis) completa, la frase final desvela, para mi gusto, demasiado pues te cuenta una cosa que sucede cuando llevas leído al menos la mitad del libro, y considero que es muchísimo mejor descubrirlo por tu cuenta.

Dicho esto: Ponte en mi piel me ha ENCANTADO. Es una novela histórica, puesto que la historia de Petrus es real pues él sí existió (aunque las lagunas de su historia es lo que la autora ha novelado) y está ambientada en una época histórica muy interesante, como fue la corte real francesa del siglo XVI.

Hay muchísimas cosas que me han gustado de Ponte en mi piel. En verdad, me ha gustado todo del libro, excepto una cosa: que se acabara. Hubiera seguido leyendo y leyendo. Lo mejor de todo creo que es la prosa de Emma Lira: su forma de narrar, de dotar de una sensibilidad especial a los personajes y la forma de contar su historia, la manera de situarnos en la época, de meternos en la piel de los personajes, de engancharnos a la historia y de hacer que no quereramos soltar el libro.

Otra cosa que me ha encantado es cómo Emma Lira nos cuenta hechos históricos, que se nota que están muy bien documentados, pero que jamás te saturan: al contrario, quieres saber más, te quedas con la necesidad de saciar tus ganas de leer toooda la historia de los personajes históricos reales que aparecen (cosa que, por cierto, hice, aunque me queda profundizar un poco más).

 

Me gusta que en los libros haya un buen trabajo de documentación, que se note que el autor o autora ha hecho una buena labor de investigación, pero que los lectores no percibamos que nos están queriendo meter todos esos datos, a veces incluso con calzador. Y en Ponte en mi piel Emma Lira lo ha logrado: no me ha sobrado nada de lo que nos ha contado, como decía, una vez terminada la novela, más bien me he quedado con ganas de seguir leyendo (y no porque tenga un mal final, si no porque no me quería despedir de los personajes ni de la historia que acababa de vivir junto a ellos).

Y hablando de personajes, esa es otra de las cosas que me ha gustado mucho: tanto Petrus como todas las mujeres que habitan en la novela me han cautivado: por su fortaleza, su valentía, su inteligencia, su forma de enfrentarse a la vida, sus ambiciones y su manera de hacerse querer. Petrus me ha cautivado, pero también lo han hecho Diana, Catherine, Catalina… Me ha gustado ver a unos personajes femeninos tan fuertes que, aunque se equivocan y no siempre toman las mejores decisiones, luchan por ellas, por sus seres queridos, por hacerse un hueco en una sociedad dominada por los hombres.

Y, por último, está la historia en sí: me ha encantado conocer a Pedro, su vida, todas las vicisitudes que tuvo que pasar, pero cómo salió adelante gracias a su inteligencia y su fuerza. Cómo le mueve no un ideal ni una causa, sino la lealtad. Como he dicho antes, no podía soltar el libro, pero me ha dado mucha pena acabarlo.

Cuando terminé Ponte en mi piel, en Goodreads le puse 4 estrellas (especificando que eran 4’5), pero ahora me doy cuenta de que debo cambiarla: se merece, sin duda, las 5 estrellas. Te animo a descubrir a Emma Lira y Ponte en mi piel, espero que te conquiste igual que ha hecho conmigo.

 

Fuente original.